domingo, 30 de noviembre de 2008

EMOLIENTE EN GUAYAQUIL


Como si se tratara de Lima, decenas de ciudadanos peruanos tomaron por asalto las calles de Guayaquil, en Ecuador, para dedicarse al comercio de emoliente y bebidas naturales, los cuales -aseguran- tienen propiedades medicinales. Varias personas destacan las bondades de estos productos y confiesan estar cautivados por ellos.
Al mismo estilo de cualquier calle limeña, en varios distritos de la ciudad de Guayaquil, en Ecuador, es común ver a jóvenes "naturistas" peruanos que ofrecen emolientes o infusiones bajo la premisa de que poseen propiedades curativas.
"Una carretilla funge de puesto para la venta de bebidas que son elaboradas en base a plantas medicinales como sábila, uña de gato, chancapiedra, boldo, agua de cebada, entre otras", explicó Víctor Benavides de 20 años y oriundo de Cajamarca, quien hace tres meses vende este producto en el centro de Guayaquil.
Como Víctor, son muchos los peruanos que se dedican al comercio de estas bebidas que ya han cautivado a los ciudadanos del vecino país norteño. Varias personas consultadas destacaron las bondades del emoliente. Otras dijeron que las probaron por recomendación de amigos, curiosidad o porque vieron una alternativa económica y efectiva.
”Todas las plantas y vegetales tienen antioxidantes: vitaminas, vegetales y fitoquímicos. Estas sustancias previenen el cáncer y van a actuar como desinflamantes si es que son derivados de las plantas... Los productos que venden en la calle no tienen estudios científicos sino que se basan en la observación", dice la nutricionista Narcisa Zambrano de Lecaro.
El tipo de enfermedad determina si es necesario adicionar una pastilla al tratamiento, las pastillas, por supuesto, también son industria peruana.

1 comentario:

Henry Wong dijo...

Eso mismo pude comprobar cuando viaje a ecuador, la gente peruana trabaja vendiendo emolientes como aca. Y el negocio le va muy bien, ya que como su moneda es en dolares estan que ganan mas. Y con el mismo sabor que los que hacen aca